La Historia del Gran Guerrero

10 Años sin ti, pero siempre con nosotros.

Cuenta la leyenda que está escrita en los textos más antiguos de nuestro pueblo, desde que Bes alzó a las dos serpientes sobre su cabeza, desde que nos dio nuestra isla para protegernos de cualquier enemigo, desde que nos dio la primera honda, aparentemente inofensiva, pero mortal a cualquiera que se cruzara en su tiro.

El sabio Bes se la dio a nuestro guerrero más fuerte, aquel que se convirtió en el gran guerrero, la historia, trata sobre nuestro primer Carpón, sobre el guerrero de ojos azules.

Cuentan que el mismo Bes bajó hasta él pues luchaba con fiereza en la batalla, algunos dicen que le dio la honda porque tenía tanta fuerza que fue el mismo el que ayudó a nuestro Dios a domar las serpientes.

Cuentan que él fue el que hizo enfurecer a la mismísima Roma cuando se negó a darles parte de nuestras tierras, que se negó a romper nuestra paz y nuestra comunidad a cambio de nada, su fe en nuestro pueblo era inquebrantable, su amor por nosotros era inmenso. Pues él, ayudaba a hacer los barcos que nos llevaban a pescar, los que nos llevaban a las batallas y los que nos hacían descubrir nuevas tierras.

Cuentan que era el primero en llegar a todos los banquetes y el último en irse para asegurarse de que todo el mundo disfrutaba.

Cuentan, que nunca dejaba a ninguno de los nuestros solo en batalla, que no los abandonaba, que luchaba hasta que hasta el último de nosotros abandonaba el campo de batalla y si alguno caía, lloraba la pérdida y consolaba a sus familiares. Tal era su valor, que hasta el último día que pasó en nuestro mundo lo hizo con la sonrisa que se dibujaba tras su espeso bigote.

Bien, cuentan también que cuando Bes no pudo contener a sus enemigos, lo llamó a él, otra vez, para que lo ayudara a guardar el más allá, para que cuando cualquiera de nuestro pueblo se reúna con él, nos haga sentir la misma paz que cuando estaba en nuestro mundo.

Ahora, él nos protege en las batallas de la misma forma que cuando vivía, su nombre hace agachar la cabeza a cualquier caudillo o general, algunos dicen que lo siguen viendo en la primera línea de batalla, algunos dicen que lo siguen viendo bailar en las fiestas.

Otros, dicen que lo ven en los ojos de cualquiera de nosotros, que dividió su valor entre todo nuestro pueblo, pues tan grande era. Lo ven en cualquiera que coge su testigo, lo guía y lo aconseja hasta que otro vuelve a coger su legado.

Cualquier extranjero que pasa por nuestro pueblo, visita el lugar de descanso del gran guerrero. Pues su nombre resonó desde Tiro hasta la Galia y desde Lusitania hasta cualquier rincón del mundo.

A ti gran guerrero, te debemos todo, pues fuiste el primero de un gran legado, a ti gran guerrero de ojos azules que miras a tu pueblo desde las alturas te honramos desde aquí.

La historia nunca olvidará tu nombre.

 

5 1 voto
Article Rating
Suscripción
Notificar de
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentrios
0
Would love your thoughts, please comment.x